Incentivos ‘healthy’ para tus asistentes

De una manera cada vez más latente, nuestra sociedad está tomando conciencia de la importancia que supone la puesta en marcha y el constante desarrollo de hábitos saludables en nuestro día a día, convirtiéndose en el estilo de vida de una parte importante de la población.

La cultura healthy engloba además de la alimentación, otras dimensiones como pueden ser el cuidado físico, emocional, intelectual o social. Ofrecerles este plus a tus asistentes les da la oportunidad de verse bien por dentro y por fuera en un contexto inesperado.

¿Con qué incentivos sorprender?

Desayuno sano. No solo va de ofrecer fruta y zumos naturales, si no de contar el por qué estos alimentos ayudan a pasar el día con energía. Un juego de colores con una gran variedad de productos, donde clasificar la comida según el porcentaje de vitaminas, proteínas o carbohidratos que contengan. También incluye productos atípicos, de temporada o recetas novedosas. Haz del comer un placer, y una actividad formativa.

Healthy experience por la ciudad. Igual que en entornos naturales se pueden practicar multitud de actividades al aire libre, existen opciones para conocer la ciudad mientras se ejercita el cuerpo y la mente. Pon a prueba a tus asistentes con un juego de pistas que les obligue a buscar los sitios con más encanto mientras recorren las calles a pie. Haz competiciones que impliquen alguna actividad física en el río, o bien que den como ganador a quién más preguntas acierte sobre zonas estratégicas de la ciudad. En definitiva, contribuye a conseguir un turismo más sostenible.

Talleres mindfulness. Al finalizar algunas de las jornadas, da la oportunidad a tus invitados de conocer cómo, a través de la respiración y un poco de tiempo, además de con otras técnicas, pueden conectar con su parte emocional con la meditación. Una actividad para todas las edades y públicos.

Regalos con intención. Piensa en acciones que puedan ayudar a mejorar la naturaleza, que reduzcan la contaminación, que favorezcan el rendimiento físico, o que animen a tus asistentes a practicar una actividad nueva que le ayude a cuidar su salud. Un libro para aprender sobre comida saludable, la semilla de un árbol, ceniceros o papeleras portátiles, o una colección de podcast para practicar la meditación. Seguramente cualquiera de los ejemplos será bien reconocido.

Saca tu lado verde más creativo con el que conseguirás mejorar el entorno, colaborar para una mejorar colectiva de la salud y hacer divertidos unos días de convivencia.

Leave Comment